Los Bere

De Alexandre Eleazar.


Si desea un ejemplar del libro “LOS BERE”, remítanos su nombre, apellidos y dirección postal al e-mail
egialde@galeon.com | Su precio es de 40 € más 5 € de gastos de envío (correo contra reembolso)


 

Advertencia del autor (prólogo del libro)

Tanto el erudito como el buen aficionado a la lectura de libros de Historia se hallará algo extrañado por la presentación de este libro y los acontecimientos relatados en los diversos capítulos, no concordando ni con la cronología ni con las bases consideradas fundamentales de la Historia Oficial.

Antes de iniciar el estudio de las antiguas escrituras me encontraba en la misma situación (en cuanto al conocimiento histórico se refiere) que la mayoría de los historiadores cuyos libros había leído atentamente y por constatar en estos muchas contradicciones y hechos inverosímiles pensé que la clave de la Historia residía en la lingüística y descifre de todas las escrituras reputadas indescifrables.

Trabajé exhaustivamente con textos Ibéricos mas el que me dio aquella clave fue el llamado disco de Faistos. A partir de su lectura correcta pude traducir mi primer texto Ibérico. Luego vinieron muchos otros. Algunos, los menos, procedentes de Museos y otros más numerosos de colecciones particulares o semioficiales.

Después de los Ibéricos y los denominados Etruscos o Griegos arcaicos me puse a la tarea de traducir abundantes inscripciones de los antiguos egipcios. Más tarde me enfrenté a la escritura cuneiforme. Finalmente tuve la suerte de acceder a libros Árabes muy extensos y de una antigüedad de dos, tres y cuatro mil años.

Con los éxitos logrados en el campo de la interpretación de los signos íberos y otros de parecida textura gráfica, decidí aplicar el sistema de traducción a los jeroglíficos egipcios, comprobando – y no sin gran asombro – que este funcionaba a la perfección, siendo una derivación del Elengoa y por tanto más parecido al euskera que a las ramas lingüísticas semita o copta.

Con la traducción de textos en escritura cuneiforme, descubrí, en contra de lo que afirman los estudiosos del tema, que dicha escritura no es jeroglífica sino que se fundamenta en una forma de criptografía, que consta de un elemento semántico clave y un conjunto de componentes aglutinados en torno a este que lo complementan morfológicamente.

Si no se conoce el elemento clave actuando de semantema es imposible darle un significado correcto a los tres, cuatro o cinco signos precedentes e incluso todos los demás del texto, por desconocerse el tema básico sobre el cual trata un texto determinado.

He presentado el resultado de mis investigaciones de tres maneras distintas:

Una, exponiendo textos originales y comentándolos.

Otra, sirviéndome de las informaciones facilitadas por estos textos y por otros que publicaré en volúmenes sucesivos (por ser de escritura diferente a la Ibérica, la cual quise mayormente emplear en este libro).

Y finalmente haciendo uso del razonamiento, he considerado con todo el rigor científico posible las consecuencias históricas deducibles.

Alexandre Eleazar

 


En sus 748 páginas contiene más de 40 textos traducidos y comentados, 11 mapas antiguos, fotos de piezas arqueológicas, cuadros sinópticos, gráficos y un extenso glosario toponímico.


 

 

 

468 ad